¿Quizá ayudaste a Nico, pero te ha ayudado Nico a ti? Internet seguro para niños y adolescentes.

¿Quizá ayudaste a Nico, pero te ha ayudado Nico a ti? Internet seguro para niños y adolescentes.

Nico no deja de ser un pequeño monigote dibujado con un pequeño maletín Adidas, pajarita y una gorra de Los Ángeles, pidiendo que le ayudemos a recorrer el mundo. Como yo, muy probablemente lo recibieras en tus redes sociales, en mi caso WhatsApp, ayer por la mañana.

Cuando lo vi en principio no le di mayor importancia, pero me pareció una muy buena idea la de esta profesora para concienciar a sus alumnos de las bondades y los peligros de las redes sociales.

 

Con demasiada frecuencia olvidamos que todas estas redes sociales son una gran herramienta de comunicación a nuestro servicio, aunque la mayoría de la gente no es consciente de hasta donde puede ser peligroso e incontrolable el contenido que subimos a ellas.

Para empezar, supongo que muy poca gente es consciente de porque son “gratuitas”. Quizá la mejor definición de ellas que he leído es:

“Las redes sociales no son un producto; si la red social es gratuita es que el producto es el usuario”.

A esta profesora de Instituto de Torrejón de Ardoz, Esmeralda Reviriego, se le ocurrió este experimento y aplicarlo con la colaboración de sus alumnos de 14 – 15 años. No encuentro mejor forma de hacer ver a un grupo de adolescentes como se puede llegar a perder el control sobre lo que se publica en redes sociales. Como la he oído decir en alguna entrevista, su intención era prácticamente “local” para en 48 horas analizar con sus alumnos hasta dónde había llegado Nico en su viaje.

Pues bien, su experimento nos va a ayudar a muchos padres, gracias a la repercusión mediática nacional que ha tenido su experimento, a hacer entender a nuestros hijos (y a nosotros mismos, por que no asumirlo) que nuestras imágenes y contenidos publicados en redes sociales dejan de ser nuestros y dejan de estar bajo nuestro control desde el momento en el que los publicamos. Un experimento como este demuestra, a mi modo de entender, que cualquier contenido es susceptible de convertirse en viral para lo bueno y para lo malo.

El experimento funcionó perfectamente, muy por encima de sus expectativas iniciales, desde su puesta en marcha hace 2 días (el 28 de Febrero de 2017). Grupos de padres y alumnos, amigos, etc.. de WhatsApp ya estaban inundados por la imagen de Nico. Twitter y su hashtag #HazloPorNico consiguieron que hasta la propia Policía Nacional desde su cuenta oficial lo retransmitiera.

En pocas horas teníamos ya circulando distintos #­MEMES, como siempre muy agudos y graciosos, que demuestran la viralidad de la iniciativa de esta profesora.

 

Una vez el experimento de esta profesora ha llegado a tocarnos la fibra sensible, quizá deberíamos profundizar en el uso, formación y control de las redes sociales e internet en general para nuestros hijos.

Por ellos os dejo el enlace de “IS4K, el centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España”, https://www.is4k.es en el que se orienta a los padres y educadores sobre privacidad, contenidos inapropiados, herramientas de mediación y control parental. Disponen de un pequeño test de conocimientos con cuestiones y situaciones para niños y jóvenes conectados nos harán entender a los padres los riesgos a los que pueden enfrentarse. https://www.is4k.es/de-utilidad/test

Con todo ello podremos llegar a una de las grandes preguntas de la que no todo el mundo tiene la respuesta correcta: ¿Qué es nuestra identidad digital?

“Es la información que sobre nosotros se sube a Internet, tanto por nosotros mismos, como por amigos, familiares, compañeros o cualquier otra persona.”

Esto hace que tu identidad digital no dependa de uno mismo, sino de lo que cualquiera que nos conozca pueda subir a internet con información sobre nosotros.

Es muy importante que los padres y educadores en general de niños y adolescentes conozcamos de primera manos las herramientas y peligros que tiene el uso de internet y sus redes sociales, ya que si no es así no podremos aconsejar y orientar sobre ellas correctamente, del mimo modo que en cualquier otra faceta de la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *